ellos
se aburren
entonces viajan
cogen con otro
paisaje

el techo blanco
aburre
se sacan una selfie
una duda
un ojo

y las capitales están
muy visitadas
París es grasa
entonces juegan al turismo
en Europa del Este

los que no viajan
cogen siempre
en la cama de siempre
y después
de trabajar

la clase consiste
en revisar los bolsos
y encontrar un pasaporte:
“vos sí,
yo no”

Poema: Dubrovnik, de Brenda Galinac
Fotografía: Jorgelina Tomasín
Post anterior

La clase Mierdra

Siguiente post

Agentes del desquicio