Poesía | Mayo | Jardín de rosas | Prohibidas - De un latido surge la tierra. De la tierra, un cuerpo, más materia, algo que se desgrana. Donde hay fuerza, hay algo que no se detiene, capas sensibles, años, destrezas que se heredan, formas del daño y la esclavitud. También altares o cruces, otras cosas desmontables. Como espacios en los que se siente distinto ese dolor, la misma tierra.

De un latido surge la tierra. De la tierra, un cuerpo, más materia, algo que se desgrana. Donde hay fuerza, hay algo que no se detiene, capas sensibles, años, destrezas que se heredan, formas del daño y la esclavitud. También altares o cruces, otras cosas desmontables. Como espacios en los que se siente distinto ese dolor, la misma tierra. 

Por Emilia Pedrazzoli | Ilustración: Emilia Repetto

Mayo

En este cuerpo desmemoriado
¿dónde habitan los recuerdos?Que no se apague, por Emilia Repetto
mi memoria se ha marchado,
no hay piel que la contenga,
en los pliegos de las cosas danza animada,
en el pliego de las cosas cuando yo no la miro.

Jardín de rosas

Patrias indescifrables que no convocan viajeros
rutinas de monasterio sin altares ni cruces
zafarís de sabanas y azulejos y delicias
rituales sin instructivos ni esoterismos
sólo vos y yo.

Prohibidas

Y nací mujer, como Gioconda,
con exigencias milenarias,
con rango de soldado,
y un ejército disperso,
con la boca como armadura,
con los brazos firmes en las pancartas,
y en un porvenir donde no duela ser mujer.

0 Comments Join the Conversation →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas