Poesía | Tres poemas de amor - No saber qué hacer, decir unas cuantas cosas, escribirlas o pensarlas y dejarlas ir. No saber qué acontecer, esperar en silencio, masticando letras, mordiendo los labios, extrañando el jugo. No saber qué suceder, encontrar una puerta en el aire, encontrar aire detrás de las puertas, encontrar portales de aire que conducen al aire. No saber qué hacer, decir unas cuantas cosas, y volverlas a escribir o pensar, que se vayan.

No saber qué hacer, decir unas cuantas cosas, escribirlas o pensarlas y dejarlas ir. No saber qué acontecer, esperar en silencio, masticando letras, mordiendo los labios, extrañando el jugo. No saber qué suceder, encontrar una puerta en el aire, encontrar aire detrás de las puertas, encontrar portales de aire que conducen al aire. No saber qué hacer, decir unas cuantas cosas, y volverlas a escribir o pensar, que se vayan. 

Por Fidel Maguna | Ilustración: Leo Petrovelli

Todo ha sido un ensayo.Por Leo Petrovelli
Prueba y error. Prueba y error.
Lo único impredecible ha sido
la mordedura del perro y la sangre
a la luz de la luna.
En el escenario frío y vacío,
tuve que improvisar, y recité
dos poemas de amor y uno de guerra
y sólo ahora comprendo que eran
tres poemas de guerra
y tres poemas de amor.
El ensayo ha sido arduo.
Horas y horas. Días y días.
Más todavía no estamos listos
para estrenar. «Siga recitando
y cúrese esa pierna».
Me dijo el director antes de apagar la luna
y yo no supe qué hacer primero, así
que ensangrentado recité
frente a las butacas vacías
y en la más completa oscuridad.

0 Comments Join the Conversation →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionadas