Soñar lo pensado e ir rehaciendo un sueño mientras se piensa que se está por soñar otra vez aquellas cosas que de tanto pensar son como un sueño de lo pensado. Dos cuerpos que están y son vapor en los espacios diurnos. En la noche se hacen tacto o materia bio-agradable. Pensar del otro, en el sueño; soñadurías del pensar. No siempre, a veces. 

Por Natalia Leiderman | Ilustración: Celeste Ciafarone 

1

a veces intuyo que cada encuentro Por Celeste Ciafaronees un acuerdo que hacemos
para morirnos mejor
y más pronto.

2

a veces cada acción que realizo
la imagino sobre tu cuerpo:
pelo la fruta
lavo la ropa
paso la lengua sobre los restos
de azúcar.

3

a veces me acuerdo de tu boca
en los lugares más
inoportunos: un museo, una iglesia
una clase
el profesor habla, imagino
tu lengua entre los muslos y toda
teoría me parece
una pérdida de tiempo.

4

a veces estoy segura
de que hay un mundo
en el que vos y yo cogemos
todo el día y toda la noche
los siete días de la semana.

5

a veces pienso
que no somos humanos
que tiene que haber otra cosa
justificando
esta abundancia.

6

a veces te odio:
no sé cómo hacer
para atrapar la luz.

Post anterior

Transeúnte

Siguiente post

«Nadie es responsable», de Felipe Aldana