La voz del silencio que grita y lastima en la más cruda soledad, se hace carne en la oscuridad del encierro. Es allí, en esa sensación de aturdimiento, cuando aparecen los estigmas del pasado.

Por Bernabé De Vinsenci

Es el efecto encierro, el barro psicótico,
la semanticidad de la palabra manicomio
y no en lo referido a la anatomía material.

El manicomio es el medio de subsistencia,
la condición del oxígeno, el sustrato social,
los límites corpóreos, lo aún no florecido.

¿Quién soporta coágulos de ideas
como botellas decapitadas?

Un flujo de pigmento
ansiando desterrarse del lienzo,
así se representa el manicomio.

Post anterior

La escritura de la historia: literaturas y futuro

Siguiente post

Los Espíritus