Tanta luz esta mañana
dolerá a la tarde
en ese horario
amarillo
de las siete
en que un Pessoa
triste, pareció
darse cuenta de todo.

La salvación es acopiar
luz, café, Parra,
la voz humana de la radio,
Aznar con Valladares
una voz en la casa

porque las ondas sonoras
quedan siglos alrededor
de una promesa
de una voz suave, íntima
(vos, cuidate)
tan pura y sólida
(vos, cuidate)
como este silencio
(vos, cuidate).

Poema: La voz, de Marcelo Scalona [Incluido en el libro El Mar 2015, Ed. Alción]
Fotografía: Antonela Cassina

 

 

Post anterior

Libros a domicilio

Siguiente post

Vivir en internet