Por Jeremías Walter | Ilustración: Agostina De Mileto

del piso frío
del nombre en la cruz
del pan para hoy
del pobre de mí
del mérito del contacto
de la cracia y la desgracia
del véanme sufir
del verso y el reverso
(de cerrar los ojos)
del hambre y el empacho
de la heladera vacía
de los zapatos gastados
de la sangre como plastilina
de la siesta paraguaya
del no sé dónde vóy
del no sé dónde estóy
del no sé cuándo llégo
de la culpa del otro
del misterio de la cena
del gesto
la gesta
y la indigesta
del mejor no preguntar
de la vela derretida
de los pies entumecidos
del de cada quién
de la capacidad y su necesidad
de las historias de terror
sin protagonistas
sin antagonistas
sin vos
del seminario de la vida
de tus cuarenta y cuatro vidas
de las patas en la mesa
de los chistes internos
de la cama del consuelo
de la escuela del embrujo
de las tumbas del cuerpo
del guiño de los muertos

de volver a ser
lo que no soy.

«La fiesta», por Agostina Ércoli

Post anterior

«El Médico a Palos»

Siguiente post

«La calle (es) de los niños» - 2