Por Juan Jaula | Ilustración: Melina Belloni

I
creo que no lo habia visto
porque uno es incapaz de ver su propia espalda
ahora sé que
me están creciendo alas

por eso esta contractura.

II

camino por una calle que no vi nunca
en una ciudad que deambulo por primera vez
siento adentro una tristeza como robada
a alguien que camina por enfrente

una persona que en segundos no tendrá más cara.

III

consuelos mentirosos en horarios laborales
calor de asfalto contrasta el frío en el alma
la ciudad se desangra.

explotan las cloacas con mierda.

IV

no tengo escuela
para sobrevivir
en la jungla de cemento

en el colegio nunca presté atención.

V

ando incómodo por donde nací
pateando zapatillas medio rotas.
esquivando zombies
por la calle del cementerio

silenzio stampa
lluvia que escampa
cabe tanta calma
hasta que al alma
la mata un caño
de escape.

VI

me acerco a un palomar
que ha de estar abandonado.
me siento. contemplo la imagen
de una estructura envejecida.
un domo sucio. pan viejo.

y si está vacío dale poesía al pájaro.

 

  • unoquelee

    Me gusta me gustaaaa

Post anterior

Licencias

Siguiente post

Memorias de la ciudad