Por Boris Cerda Premoli | Ilustración: Melina Belloni

La odie cuando me robó un beso
Vi escalar árboles inmensos ágiles felinos
La odié en alucinaciones, también
Nubarrones me abrigaron en ritos de olvido
La odie cuando me robó el cuerpo
En crucifixión la miré de reojo
Torturado solo por el silencio
Yo quería usar mi piel para abrigar los tigres
Yo quería usar mi piel para enorgullecer a mis antepasados
Esa mi bandera se cayó por la violencia oficial
Por la violencia secreta de quien se dice pétalo.

Post anterior

«La caspa del punk», de Manuel Díaz

Siguiente post

Espanto de peluche