No quiero perderte mujer del río, / cuerpo marrón del río marrón, / las manos como ondas en la orilla. // Y la permanencia en la confluencia / colmando los muslos combados, / espejos de la luna fugitiva. //

Río marrón, / devolveme sangre abajo de tu paso / el lirio negro que quedó junto a tu orilla. // Río, río marrón, / lleva en un pez esta canción, que alguien me espera / de cara a las estrellas, cauce arriba, / río marrón. //

Animal de barro que huye, / que, como la vida, fluye sin volver nunca a la altura. // Si pudiera remontarte tiempo atrás / para ver en la oscuridad de su semblante / si no faltó un instante de ternura, río marrón. //

El agua que baja nunca es la misma / y al recordar nos vamos al mar / porque el pasado yace en lo profundo; / y como el amor dura una creciente / el dolor es caudal permanente, / la sangre su espejo y la vida reflejos del río marrón. //

Río marrón, / devolveme sangre abajo de tu paso / el lirio negro que quedó junto a tu orilla. // Río, río marrón, / dónde quedó aquella canción que nadie espera / sentada en la ribera, cauce arriba, / río marrón. //

Piel del cielo que se rompe / desde aquí hasta el horizonte, luz de luna sumergida. // Si pudiera remontarte tiempo atrás / para ver en la opacidad del sueño ido / si aquel fulgor perdido era la vida, río marrón. //

Letra: Jorge Fandermole – http://bit.ly/1wwFlnJ

Foto: Flavio Albelo Fotografia

Post anterior

Grotesca. Suit criolla

Siguiente post

Parto de tierra