Por Rocío Ranciari | Foto: Fernando Der Meguerditchian

bajo el aura de un alcanforero
desenrrollo mi cuerpo cansado
brazos en cruz quedo frente al cosmos
el cielo es de cartulina, el toldo del mundo
está fallado, tiene agujeros ¿los ves?
por ellos la luz invade en forma de piedra
detrás existe una galaxia espejada
de tiempo amarillo y estrellas negras
en ella habita el secreto de los días
y hay alguien al pie de un árbol
idéntico a este, del otro lado del toldo
que piensa en el origen de la soledad
aunque no lo sabe, nos mira.

Del Álbum «Incongruencias» | Foto:  Fernando Der Meguerditchian

Post anterior

«Patas de rana», de Amanda Poliéster

Siguiente post

La metamorfosis del águila