Poesía | Diciembre - Por Paula Fierro | Fotomontaje: Virginia Sotti

 

El fondo infinito de la casa,
plagado de verdes que se entremezclan.
Los crotos crecen lánguidos entre hierbabuenas
que inundan la calma de un final seco y alimonado.
El cielo es un fuego que nace donde quema
extendiendo las mañanas como el río que no alcanzo.
Aparece un picaflor donde muere la primavera
denotando el comienzo de cada carnaval.
Mis padres hacen paréntesis a su oficio,
en ese entre yo me mudo o soy mudada
al norte seco y empolvado.

El verano es una estación que describo hasta brotar.