Crónicas | Verona - Por Lautaro Dapelo

Una vieja frase dice que «cada familia es un mundo», porque en cada casa las costumbres varían, como si existieran leyes éticas (o políticas) distintas en cada relación familiar. Sin embargo, es frecuente observar patrones que se repiten en distintas casas, familias o mundos. Quizás porque aún permanece oculto algún misterio de la condición humana o algún designio divino que nos hace enfrentarnos a situaciones similares, para que actuemos de maneras también similares, celebrando algunos aciertos o cayendo en las mismas equivocaciones.

Comienza Verona y una mujer apodada Achu (Leandro Aragón) entra al baño escondiendo un golpe en su cara. Cuando sus hermanas Gaby (Nahuel Costa) y Cruz (Miguel Ángel Igarza) la descubren, se preocupan y comienzan a creer que el marido de Achu la golpeó. Las tres en el baño, dejando de lado el cumpleaños de su pobre madre que tanto espera este día para tener a sus hijos con ella, reflexionan sobre qué debe hacer Achu, pero ella confiesa que el golpe fue sin querer.

El hermano, que vino a visitarlas desde Verona, les pide a las hermanas que vuelvan al cumpleaños, porque la madre tiene ganas de soplar sus 80 velitas y quiere darles una noticia importante. Las hermanas siguen discutiendo, haciendo caso omiso al cumpleaños, al hermano y a todo lo demás. Achu le comenta a sus hermanas que ya tomó la decisión de separarse del marido. Pero esta decisión arrastra un gran problema: si Achu se va de la casa ¿quién se hará cargo de la madre? Por A o por B, ninguna de las hermanas puede (o quiere) hacerse cargo. Allí se desata el verdadero caos.

Verona | Rosario12

Verona es una comedia efectiva: logra hacer reír, por momentos a carcajadas. El baño de una casa se transforma en el escenario de una situación intensa: pasa del mero rol higiénico a convertirse en el marco de un espejo a través del cual mirarnos. Es una obra comprometida con lo humano desde una perspectiva cargada de un humor ácido y crítico.

La obra cuenta con un ritmo preciso. Maneja a la perfección los tiempos vertiginosos de la comedia. Se puede notar la mano del director (Cristhian Ledesma), pieza clave que supo potenciar los efectos que podía generar con el texto y las actuaciones. Se destaca el manejo de los tiempos actorales, acompañados con acciones precisas y efectivas. Una puesta en escena muy prolija, desde los pequeños detalles actorales hasta la imponente escenografía.

Si bien «cada familia es un mundo», el paso del tiempo, la vejez y el hecho de depender de otros son rasgos inevitables en las historias familiares. Verona nos propone que revisemos nuestras prioridades en la vida. El final golpea y logra que uno quede paralizado junto a los actores, pero con la tranquilidad de saber que, como espectadores, estamos exentos de lo que sucede (o no tanto). La obra provoca un momento de silencio, una inacción incómoda y reflexiva. Un momento necesario.


Contacto

Verona

Ficha técnica

Texto: Claudia Piñero.
Dirección: Cristhian Ledesma.
Actúan: Nahuel Costa, Leando Aragón, Miguel Ángel Igarza, Ignacio Rodriguez, Ivan Cutruneo.