Viendo: Leo Petrovelli

Dos poemas

En gajos de un cítrico, un vademécum de adecuaciones, acuerdos con el espacio, entredichos con el tiempo, reformulación de todo un paisaje que se asimila y no termina de borrarse cuando se lo quiere olvidar. En esos límites donde habitan o sobrepesan las memorias y ciertos anhelos, expectativas, viejas y remanidas frustraciones. Mover los dedos, sacarse la tierra.

Mónica

Siempre queda algo que no deja de irse, que está, permanece, pero en estado de escape, retirándose, derramándose, desde ese territorio inhóspito e inhabitable en el que se convierte la infancia, algo lejano, quizás, demasiado borroso, intenso, vívido, indecible. Algo siempre resta saber. Son imágenes que tienen sangre, tetas con pezones erguidos, manos suaves, inspiradoras. Algo siempre queda, insiste, está.

Has buscado Leo Petrovelli - El Corán y el Termotanque