Posts In Category

Desde el foco

Desde el foco

Soy la ansiedad que transpira tu lengua esperando que no llegue hoy. Soy el Pozo de los Castigos al que vas a descansar. Soy semilla de sangre, hija nunca madre, siempre estoy viniendo al mundo. Soy el temor de tus ojos cerrados, anticipando un no nosotros mañana. Soy niño sin física, placenta de barro, renovándome en ciclos de sol.

Leer texto completo
Desde el foco

No quiero perderte mujer del río, / cuerpo marrón del río marrón, / las manos como ondas en la orilla. // Y la permanencia en la confluencia / colmando los muslos combados, / espejos de la luna fugitiva. //

Leer texto completo
Desde el foco

Quién te quita y quien te da
la mano, tus derechos y un futuro

Leer texto completo
Desde el foco

Texto: Flor Intheflowerland | Fotografía: Fernando Der Meguerditchian

Leer texto completo
Desde el foco

Cambiar la forma de percibir.
Mover los límites, girar el tablero,
señalar el cielo.
Píntame el alma,
Correme el velo,
Llename el cuerpo.
Volame de palabras,
Detoname en mil significados

Leer texto completo
Desde el foco

Tanta luz esta mañana dolerá a la tarde en ese horario amarillo de las siete en que un Pessoa triste, pareció darse cuenta de todo. La salvación es acopiar luz, café, Parra, la voz humana de la radio, Aznar con Valladares una voz en la casa porque las ondas sonoras

Leer texto completo
Desde el foco

tiemblan en silencio retumba y crece el desafío de un dolor común y distinto sumado en el tiempo los hombres significan y conforman los enigmas del tiempo y se deslumbran y desisten de los resplandores que esos misterios establecen   Poema: «B.A. Argentine» (fragmento), de Paco Urondo | Fotografía: Eva

Leer texto completo
Desde el foco

….yo soy mujer y me resisto a parir, sólo a parir,
quiero amar la vida, no sólo la vida de unos hijos,
soy mujer y doy vida con mi vida,
soy mujer y decido,
soy mujer y digo,
soy mujer y no crío.
Soy mujer aunque no tenga un hijo.
Yo no soy un vientre, soy vida.

Leer texto completo
Desde el foco

En el mecer cotidiano, casi por inercia, miro cada cosa con ojos prestados, después de nuevo con los míos, dejo la cámara y agarro el libro “Viaje de regreso a la alegría de las cosas sencillas: la luz de la vela, el vaso de agua, el pan que comparto”. Humilde dignidad, limpio mundo que vales la pena”, escribe Eduardo, “no soy el ojo que ve, soy las imágenes”.

Leer texto completo