Etiqueta: Comedia

Grotesca. Suit criolla

Nuestra cronista se perdió en la telaraña de mundos posibles que teje el teatro. Revisó la oscuridad del pasado para compararla con la actual. Viajó hasta los principios del Siglo XX, al pobrerío tanguero, y volvió a donde estamos preguntándose qué puede y hasta cuánto aguanta un cuerpo. Después se detuvo en los detalles humanos que, a pesar de todo, le ponen color a la tragedia. Aplaudió y escribió lo que sigue, no sin antes gritar con los demás: ¿dónde está Santiago Maldonado?

«El Médico a Palos»

La semana se apaga y comienza a la vez. En ese ínterin, nuestro cronista entró al teatro y después de refregarse los ojos un par de veces, sacó el anotador. En sus intentos por descifrar la obra llegó a Molière y a la comedia francesa. Nos había dicho que venía con ganas de escribir, así que ordenó los papeles y largó todo lo que sigue.

Sin miedo, actuar

Un grupo de jóvenes, entre tantos que colman las calles de la ciudad, decide hacer teatro, darle cuerpo y vida a imaginarios colectivos. Y eso no es poca...

Laurita tiene muchas cosas que hacer

Casi sin proponérselo, nuestra cronista - que había ido a ver una obra de teatro - terminó viajando por la historia de un personaje que la llevó hasta su propia infancia. El recorrido nunca es lineal y en esos encuentros con los destinos no habitados, aparecieron los recuerdos de las luchas que sembraron las conquistas del presente. Nuevas preguntas se asoman y prometen un futuro de nuevos desafíos, que obligan a mirar hacia atrás para no perder la huella.

Quiero gritar que te quiero

En un vaivén de relaciones inconclusas, una obra de teatro problematiza sobre los vínculos que tejen en un espacio determinado. Hay un departamento, personajes que se nombran, otros que aparecen y el amor como cable conector del las partes. Nuestra cronista se enredó en la historia y nos invitó a ella mientras tomaba notas digitales del argumento, para enviarlo desde un celular. No sabemos si el mensaje llegó a destino, así que le dimos forma de crónica.

«Tenerlo todo», el nuevo sainete rosarino del siglo XXI

El futuro nos comió los ojos. Estamos atrapados en los callejones de un pornocapitalismo, donde la publicidad es la reina madre que diseña el único mundo posible. Ella no vende, sino que opera directamente sobre el deseo: anhelos prefigurados. Mientras tanto, la meritocracia - una mentira estupenda - infla el pecho y marca el camino.

Comedia archivos - El Corán y el Termotanque