Etiqueta: Crónicas

Sueño blanco en la pradera del Ganso

Desde las Islas, adentro de una sala de teatro, nos llega el texto de una obra que se quedó en la trinchera haciendo patria. Afuera, el enemigo se agrupa y crece como el frío. Nuestro cronista toma nota y con la memoria como bandera, suelta las sensaciones que despiertan dos hermanos que se niegan a rendirse, mientras en el continente nos mienten que «vamos ganando». 

Aire Puro (en el viento)

Dionisio Luna camina por el escenario que tanto conoce, contando la historia que lo tiene en harapos y mugriento. Habla de su familia, al tiempo que narra sus cruzadas contra el destino y la condición de vivir sin hogar. Nuestra compañera estrenó su lugar de cronista en una obra que celebró cien funciones, que empezó de la voz de su protagonista y terminó con un brindis a la salud del teatro independiente. 

El Paro, las ciudades y los tiempos

Hubo coreografías de cuerpos en la ciudad, desplazamientos y nuevos usos. Las significaciones se compenetran. Las herramientas se renuevan, se hacen otras. El gesto impugnativo cobra dimensiones de afirmación. El hartazgo es potencia de encuentro y creación. El Paro de Mujeres sigue produciendo efectos, conmoviendo sensibilidades, instalando una y otra vez interrogantes políticos, indagaciones vitales, incomodidad que no deja nada en su lugar.

Como un ensayo de mundos posibles

Cómo habita el cuerpo la ciudad, de qué modo se entrelazan normas y convenciones sobre la piel, cuantas energías se movilizan con mujeres que se ponen en tetas, las muestras, asumen, se liberan y desprenden. Las sensibilidades urbanas se desplazan unas sobre otras, pasó algo. Cuerpos pintados, manchados, desnudos, ensuciados, monstruosos, caminan la peatonal. Las miradas se inquietan, dicen, afirman, se vuelven a someter a sí mismas. Los cuerpos intervienen, van en busca de los otros cuerpos. Algo pasó entre todxs.

Olimpo Jam

El siguiente texto data de la noche en que los demonios subieron hasta el Olimpo a bailar jazz. Nuestro cronista estaba contra la barra cuando en el centro de la pista el suelo se abrió y comenzaron a salir criaturas extrañas que se deslizaban por las paredes y el techo al ritmo de la música. Solamente querían bailar porque esa noche el infierno no era tan encantador.

Julius

En noviembre se reestrenó Julius, el unipersonal de Rubén Pagura Alegría en el teatro El Rayo. Hablar de Rubén es hablar de un Señor Artista, de un Peso...

Crónicas archivos - El Corán y el Termotanque