Etiqueta: Dictadura

Sueño blanco en la pradera del Ganso

Desde las Islas, adentro de una sala de teatro, nos llega el texto de una obra que se quedó en la trinchera haciendo patria. Afuera, el enemigo se agrupa y crece como el frío. Nuestro cronista toma nota y con la memoria como bandera, suelta las sensaciones que despiertan dos hermanos que se niegan a rendirse, mientras en el continente nos mienten que «vamos ganando». 

Y los otros

Un estruendo rompió la puerta y la calma de la helada nocturna. El pasillo, largo, daba una tregua de quince segundos a los que, refugiados en el fondo de la casa, aguardaban la embestida. «Alto, ¡que nadie se mueva!», rugió una voz mientras el vaivén de las botas acercaba a los uniformados.

Poetástasis – Capítulo 3

Tercer capítulo de POETÁSTASIS, el ciclo de poesía audiovisual de El Corán y el Termotanque y Huth Producciones Audiovisuales. Con la actuación de Agustín Mac Donald. Texto: «Boceto»,...

Fin de la historia

En medio de editoriales que piden silencio y libertades condicionales que renuevan el terror, nuestra cronista se mezcló en una historia que tiene a un hombre con los ojos vendados transpirando miedo. La vigilia y la realidad se confunden: nadie sabe dónde termina la pesadilla o si recién ha comenzado. El tiempo se retuerce hasta quebrar un relato, que se reinventa para volver a quebrarse.

«Bicicleta», de Serú Girán

Terminaba una década al mismo tiempo que nacía otra. La oscuridad seguía encendida en en la Argentina: a Videla le quedaba menos de un año como jefe de la Junta Militar y a la dictadura poco menos de tres. Charly le preguntaba al futuro si habría felicidad porque Alicia no tenía maravillas en su canción, mientras Lebón increpaba al destino con una pregunta que se actualiza «¿Cuánto tiempo más llevará». Nuestro compañero desempolvó un disco que fotografió una época de cabezas aplastadas por el mismo pie, y que suena peligrosamente actual.

Falta decir

De balas se hace silencio, frágil, ácido y perecedero; ese silencio a balazos no dura demasiado, es puro impacto, sangre que cae, cobarde que goza. Después lo que quedan son estelas, suspiros que se van perdiendo, ratos de memoria que enervan los dedos, las manos, el cuero. La dictadura se fue matando. Creyó llevarse algo, pero no pudo con todo lo que se propuso. Entre esas cosas que quedan, germina la justicia, algo de ella, que resuena en una sentencia, que es, también, palabra poética.

Intervención colectiva: la sensación de los cuerpos

Las marchas son coreografías, ocupación de la calle, reformulación urbana, gramáticas que se forman y expanden. Movilizan: es necesario salir de la obviedad, agitar y agitarse. Las dimensiones de la tragedia, el movimiento para que las emociones no se fosilicen. Cuerpos y reacciones, salidas de la valoración moral hacia lo sensible. Un testimonio y una apertura de discusión, el arte y sus posibilidades.

Dictadura archivos - El Corán y el Termotanque