Etiqueta: Luz

Mónica

Siempre queda algo que no deja de irse, que está, permanece, pero en estado de escape, retirándose, derramándose, desde ese territorio inhóspito e inhabitable en el que se convierte la infancia, algo lejano, quizás, demasiado borroso, intenso, vívido, indecible. Algo siempre resta saber. Son imágenes que tienen sangre, tetas con pezones erguidos, manos suaves, inspiradoras. Algo siempre queda, insiste, está.

a veces

Soñar lo pensado e ir rehaciendo un sueño mientras se piensa que se está por soñar otra vez aquellas cosas que de tanto pensar son como un sueño de lo pensado. Dos cuerpos que están y son vapor en los espacios diurnos. En la noche se hacen tacto o materia bio-agradable. Pensar del otro, en el sueño; soñadurías del pensar. No siempre, a veces.

Una pluma en la mano

La agitación ardiente de la colisión entre las rocas, el estampido del agua al caer en las cataratas sobre su propio lomo, esa tensión inconmovible de lo incierto que se extiende más allá de los hechos y escupe, desde ahí, desde esa vanguardia imposible, toda su artera sugestión, ese fuego ilumina la memoria, o la encandila.

Paroxismo verbal

El orden pretende figurar una identidad en aquello sobre lo que se posa, y sugiere el sentido que defina las naturalezas y los semblantes, y estipule una orientación...