Posts Tagged

Piel

Poetizando

Por Boris Cerda Premoli | Ilustra: Melina Belloni

Leer texto completo
Narrando

Por Emmanuel Lorenzo | Ilustración: Leo Petrovelli

Leer texto completo
Poetizando

las verrugas carcomidas se congelan
y queman como el calor
ahora son humo los huesos
se le cortan las muñecas
y las pulseras se van con las manos
pero no hay sangre

Leer texto completo
Crónicas

Cómo habita el cuerpo la ciudad, de qué modo se entrelazan normas y convenciones sobre la piel, cuantas energías se movilizan con mujeres que se ponen en tetas, las muestras, asumen, se liberan y desprenden. Las sensibilidades urbanas se desplazan unas sobre otras, pasó algo. Cuerpos pintados, manchados, desnudos, ensuciados, monstruosos, caminan la peatonal. Las miradas se inquietan, dicen, afirman, se vuelven a someter a sí mismas. Los cuerpos intervienen, van en busca de los otros cuerpos. Algo pasó entre todxs.

Leer texto completo
Narrando

De a pedazos, en gotas, pedazos de gotas que caen. Así pueden armarse las historias, los hechos insignificantes, henchidos de maravillas y grandiosidades en su mínima existencia, no del todo fugaces, porque labran un tránsito, un pasaje sobre la piel, los sentidos y el futuro. De a poco, cauterizados, resplandeciendo a veces. Fragmentados, para imaginar su totalidad, más bien imposible.

Leer texto completo
Crónicas

«Nadie hasta ahora ha determinado lo que puede un cuerpo», aseveró Spinoza. Nuestros cronistas caminaron esa afirmación en una obra que pone en jaque hasta la elasticidad de la piel. Figuras humanas que desafían las leyes de la física con movimientos que no pertenecen al resto de los mortales. En el medio, hablaron de Saer y Cortázar porque la literatura (y la belleza) también se preguntan lo mismo: ¿qué puede un cuerpo?

Leer texto completo
Poetizando

Antes del cifrado, cuando hay convergencias, integraciones del paisaje, esos instantes. Las precisiones previas a cualquier detección. Otros nombres. Una escritura que se vuelve. Escribir y reescribir y otra vez, como posibilidad creativa.

Leer texto completo
Crónicas

Con una mariposa en su nombre, la obra – que es una danza – recibe al público en una oscuridad confusa, teñida de rojo y con música tibia. Dos mujeres, que cuentan historias a través de sus cuerpos, se comunican sólo mediante el tacto escapando a un desencuentro que nunca termina de concretarse. Nuestro cronista apostó por su memoria esta vez y no llevó cuaderno, por lo que todas las notas fueron mentales. Dice, sin embargo, que hay que ir a verla para enfrentar después, mano a mano, a los todos miedos que la ciudad sacude.

Leer texto completo
Desde el foco

Los impulsos mordieron mi juventud y ahora, sin
darme cuenta, voy iniciando
una madurez equilibrada, capaz de enloquecer a
cualquiera o aburrir de golpe.

Leer texto completo