Etiqueta: Policía

Calles rosarinas

El centro de mi ciudad no tiene nada de centro. Nace cuando muere el sol dominado por letreros. Mientras la gente trabaja toda la ciudad es centro.

#Tetazo Rosario

....yo soy mujer y me resisto a parir, sólo a parir, quiero amar la vida, no sólo la vida de unos hijos, soy mujer y doy vida con mi vida, soy mujer y decido, soy mujer y digo, soy mujer y no crío. Soy mujer aunque no tenga un hijo. Yo no soy un vientre, soy vida.

Delitos comunes

Un sueño rápido, una escena exuberante de realidad, una fantasías grandiosamente posibles, una posibilidad fantasmática y desquiciada: la cana encara, el reo espera y no es reo, nadie mira porque todos han caído, ninguno espera nada de lo que no puede esperarse. El preso ya es presa y expresa una nómina impronunciable. Condena manifiesta, al caer. La cana y el reo se unen y conforman. La escena es brutal, la cana también. La realidad es policial, la fantasía también. Lo posible y lo pensado, en un sueño rápido.

Deuteronomio

Hubo fuego, hambre y cubiertas quemadas, edificios tomados, asambleas, ollas populares, imágenes de lo posible estalladas, figuraciones de lo por venir a cada cuadra. Y la muerte rondando. La crisis, fue un nombre. La impunidad, su continuación en el tiempo. Momento de invención, de pruebas, de arrojo y espontaneidad. De dolor conjurado y dolor postrado. De restos que se diluyen e interrogaciones que permanecen. Otro diciembre que se va.

Sobre las maneras de salvarse

Son restos, sobras, desperdicios que todavía están cumpliendo funciones, deambulando, meciéndose en un río sin agua, más bien una corriente de cuerpo flotantes, pedazos de tierra seca que no chupa humedad, anda por inercia, como si no produjeran fricciones. Están libres, pero son condenados. Hay una ciudad dentro de la ciudad. Una encierra a la otra. Algo hay abandonado, se percibe, aunque casi nunca se detecte. El paisaje es distópico, o presente, dos términos demasiado iguales.

Espectadores

La escena se desenvuelve, el drama de todos los días, el terror, la amenaza, el miedo, el aislamiento. Las vidas que andan por los márgenes, los espacios excluidos y reocupados, los desplazamientos de la violencia. Rosario es una zona de intensidades variables, un balazo, el emprendimiento inmobiliario, los abogados policiales, las inversiones, los asesinatos, el centro y las periferias.

Ciudad oculta

la batalla contra el delito ya está ganada casi todos los villeros van en camino a terminar como guardianes del capital

Cómo es que hablan los que no tienen voz

La imaginación y el arte tomaron el mando esta vez. Empuñan sus armas y salen a disputar el territorio a contramano de los destinos ineludibles que firman para tantos un camino de exclusión y desamparo. Los cuerpos, que reniegan de la docilidad que las instituciones les vuelcan, renacen desde su rebeldía para desafiar al futuro y desnudar las miserias que corroen la piel. Los pibes están pillos y sacuden contra el verdugueo al que la cotidianidad los invita. Las categorías se renuevan, el suelo empezó a moverse... otra vez.

Policía archivos - El Corán y el Termotanque