Posts Tagged

Risas

Desde el foco

Texto: Flor Intheflowerland | Fotografía: Fernando Der Meguerditchian

Leer texto completo
Crónicas

La semana se apaga y comienza a la vez. En ese ínterin, nuestro cronista entró al teatro y después de refregarse los ojos un par de veces, sacó el anotador. En sus intentos por descifrar la obra llegó a Molière y a la comedia francesa. Nos había dicho que venía con ganas de escribir, así que ordenó los papeles y largó todo lo que sigue.

Leer texto completo
Crónicas

Nuestra cronista se metió a las corridas en un espectáculo que venía esperando desde hace tiempo. No importaba quedarse sin asiento ni correr las últimas cuadras para llegar al teatro, quería estar y tomar nota, aunque fuera desde un rincón al fondo. Con una propuesta que resignifica desde el humor, ellas que son muchas –pero no quieren ser todas– se animan a jugar al filo entre la militancia y lo grotesco. Tacos, cremas, belleza, machismo, aborto: cómo problematizar una realidad agobiante desde las esquinas del absurdo.

Leer texto completo
Crónicas

En la oscuridad de un cuarto habitado por sillas, donde varias personas se desencuentran, tres mujeres que son una conversan con un hombre que regresa de un viaje que nunca hizo. La historia se enreda hasta cortarse, para volverse a armar. Nuestro cronista anotó los detalles mientras esquivaba los cuerpos que componían la escena. Cuenta que el texto lo escribió de un tirón, después de la risa, que salió hacia el aire, como mariposas.

Leer texto completo
Crónicas

Una mueca deforma el semblante y acomoda al cuerpo para lo que vendrá. El humor atraviesa el aire mientras se apropia de la sala, en sintonía con los caminos que el absurdo propone. Detrás de cada ironía, de cada hipérbole, los tejidos de la cotidianidad se reflejan directamente y resignifican el libreto. Las risas marcan el pulso y el inconsciente domina las acciones: la cordura es apenas una sospecha.

Leer texto completo
Crónicas

Rosario y sus costumbres se desvisten desde el escenario. El humor, arma infalible si las hay, arranca de cuajo los pávidos temores de los que aún no aflojaron sus corbatas o todavía sienten el corpiño. Lentamente el aire es menos pesado y la ciudad cambia su forma para convertirse ahora en

Leer texto completo