Poesía | Saló, el bendito - La belleza de una acción descompone el tiempo, despedaza su integridad y lo vuelve un instante pletórico, fundido en la exaltación de la experiencia, en la suavidad de una piel y en la dulzura de unos labios; el placer, elemento primal, traza ese nuevo marco de prioridades, y con él, reconstruye la realidad de esos cuerpos fundidos en uno solo.

La belleza de una acción descompone el tiempo, despedaza su integridad y lo vuelve un instante pletórico, fundido en la exaltación de la experiencia, en la suavidad de una piel y en la dulzura de unos labios; el placer, elemento primal, traza ese nuevo marco de prioridades, y con él, reconstruye la realidad de esos cuerpos fundidos en uno solo. 

Por Honoris de Cubillas 

Hay aquí algunas contingencias.
El paisaje, es una contingencia;
un pez con alas, también lo es.
Una cueva, un silbido fino,
la sabia ciencia y las noches,
las formas de las nubes
intentando emular la belleza,
son, todas, contingencias.
Las brisas, el agua
y hasta el mismo sol duradero
son una contingencia.
Pero nosotros dos, y tu abrazo,
tu lengua dorada,
eso es necesario.

0 Comments Join the Conversation →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *