Poesía | Hoy - Por Thomas Yamers

Puede sonar lo inevitable de aquello que ocurre asaltando el presente y evaporándose en él, también, entreverse la necesidad inarrastrable del instante concreto; esa sentencia implacable, esa negatividad inmediata de cualquier afirmación, esa tentación irreparable a la muerte y la degradación tirando con tanta vehemencia como el ese otro afán que intenta sobrevivir creando.  


Hoy que la matemática se desvanece
que las ingenierías quieren bailar
que somos hijos de la belleza
y es ella quien escribe la historia.
Hoy que el arte descubre sus gritos
y vuelve carne a la imaginación
alegrando, entonces,
la carne triste con la maravilla del color.
Hoy que las ilusiones pierden,
¡su esencia pierden,
porque se izan como verdades!,
que las noches sonríen al sol
y la penumbra cuenta historias de amor.
Hoy que elegimos,
por una excepción del aire
o una falla del tiempo,
elegimos hacia donde conducir nuestra mirada
o cuál es la siguiente baldosa a pisar.
Hoy que te pierdo en el perfume
y te dibujo en mi poesía,
que te regalo la piel que me falta
y aguardo tu alma para convertirla en flor.
Hoy, tres letras que justifican (¡y no!),
el latir de mis pulmones;
hoy, un flechazo del instante que se pierde;
hoy, la parte del orbe que se escapa;
hoy, justo hoy,
que intento detener la física
que articula el universo
para que seamos un solo cuerpo
y fundirnos como el cobre y el estaño…
Hoy solo me queda
aceptar la cachetada de estas líneas
que escriben que no vas a volver.

surrealista1

También podés leer:

2 Comments Join the Conversation →


  1. Lulita

    Me quebró la pìel.

    Reply
  2. Ella

    Amo al hombre que escribió estas líneas y espero no conocerlo jamás.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *