Poesía | Delivery - Por Martín Doblas | Ilustración: Francisco Toledo

Hay que esperar que llegue, que venga, que asome, que suceda, que se derrame tibio en la boca y llegue a la garganta y ocupe todo el cuerpo, como en invasión, sí, pero también como una lenta seducción. Es así con lo tejidos o las glándulas o las partes blandas y absorbentes, oscuras (porque están adentro), pero notorias o notables. No sabemos si hay algo para salvar, rescatar, volver a tomar. Algo que esperar, tampoco. Pero esperamos, sin embargo. 

Por Martín Doblas | Ilustración: Francisco Toledo

 

En emociones frías,
el viento me vuela
como en estos papeles
cuando siento un fluir de sangre
de un santo milagroso
y ellas dicen que no va a haber ninguna tarde que nos salve,
y yo veo la mano maestra que consulta lo que viene después, pero no viene
y veo el pobre consuelo entrando veneno en el corazón, que no da más
o el  tiempo severo, la conciencia de la muerte,
o tedio, o el miedo que me dice, no tengas miedo
y las máscaras duras con las que ya no hablamos,
pasillos, locura,
al borde de vomitarlo,
con cuidado,
una nueva tormenta,
Ya estamos solos
y ahí viene el delivery.

Pibita, por Francisco Toledo