Poesía | La cruda educación - Por Fiorel Rayen

Me está llevando nueve años de anarquía
la desintoxicación de doce años de escuela,
tanto esfuerzo en la bicicleta fría
para internarme en aulas mazmorras .
Las chicas fumaban antes de cursar
financiaban a las tabacaleras mundiales
y tenían novios viejos, esa era la señal
que supuestamente las maduraba.
Desvirgarse es insustancial socratismo
pero bueno algunas sólo podían tener eso,
conocí adolescentes abanderadas por su perfeccionismo,
ahora venden juguetes para sobrevivir.
Los chicos tomaban vino y se teñían
compraban camisetas falsas de fútbol
entonces supe que nunca en ellos estaría
el corazón roto de La Higuera.