En los días en que comienza el frío - Por Julián Forneiro | Collage: Agostina Bertolotti

todo está plagado de ironía

un escritor que no sabe qué decir
una flor que de tanto sol decae
un albañil con las paredes de su casa
descascaradas

y vos que sos para mí
el tesoro más profundo en
un arrecife de corrientes celestes

por mi salud es que
te pido que te vayas

nunca estuvimos tan cerca
como ese día


en los días en que comienza el frío

puedo decir de estos días
palabras truncas
tu voz tomada

puedo decir de las flores
muy muy poco
que permanezca o sirva

de los ojos de cuarzo morado
que en santa herencia quisiste dejarme
para pasar por el filo del monte
madre: yo no he podido

en los días en que comienza el frío
he practicado el silencio puro
he trepado árboles blancos
he observado a la gente: irse
y a mi padre
llorar


nunca

nunca
vas a escribir
algo tan hermoso
como para alcanzar la calma
de los arboles que descansan desnudos
en invierno

porque yo no vivo en ningún bosque
no sé de hadas apenas sobrevivo
y en la distancia los golpes
ocurren como pétalos
de despedida
en días templados

es como si no hubiera dicho
nada honesto
nunca

A veces no entiendo cómo moverme | Por Agostina Bertolotti