Quizá esté equivocado Dios - Poesía de a dos Alessandro Gado y Ángel Plagio nunca fueron grandes amigos, sin embargo ambos eran aficionados por la escritura y a otras sustancias que no viene al caso mencionar, sobretodo si usted, lector, trabaja para la DEA o algún servicio de inteligencia. Así fue que se juntaron un día, y después de varias cervezas, producciones […]

Poesía de a dos

Alessandro Gado y Ángel Plagio nunca fueron grandes amigos, sin embargo ambos eran aficionados por la escritura y a otras sustancias que no viene al caso mencionar, sobretodo si usted, lector, trabaja para la DEA o algún servicio de inteligencia. Así fue que se juntaron un día, y después de varias cervezas, producciones de este estilo vieron la luz.

Patricio entona despacio

canciones oscuras,
versos de soledad
hay una tormenta
que asoma los dientes
que sopla y se siente
sobre la ciudad
como una noche espeja
comienza a caer
su amargo trago
su patética moción
el momento ha llegado
aquí estamos
quizá sigamos
prendidos de algo
sin pies ni sentido.
El tiempo dolido, te invita a bailar
veamos qué canta,
cuánto se la banca
y si vale aceptar
con la cabeza gacha
con la grandeza olvidada
como olvidan sus polvos
sus lujurias
sus ansias
todo lo que no les hacen
a aquellos que miedosos son
y entristecen.


0 Comments Join the Conversation →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *