Ensayos | El potencial de las Empresas Sociales - Pensando  Las experiencias alternativas suelen ser elogiadas con tono melodramático en algunos arrebatos humanistas por los medios de comunicación masivos. Pero no es mucho el espacio que se le dedica a sus oportunidades de generación y desarrollo. Sobre esas Empresas Sociales reflexiona la siguiente nota “De un lado, el delincuente designado como el enemigo de […]

Pensando

 Las experiencias alternativas suelen ser elogiadas con tono melodramático en algunos arrebatos humanistas por los medios de comunicación masivos. Pero no es mucho el espacio que se le dedica a sus oportunidades de generación y desarrollo. Sobre esas Empresas Sociales reflexiona la siguiente nota


“De un lado, el delincuente designado como el enemigo de todos, que todos tienen interés en perseguir, cae fuera del pacto, se descalifica como ciudadano, y surge llevando en sí como un fragmento salvaje de naturaleza; aparece como el malvado, el monstruo, el loco quizá, el enfermo, y pronto, el “anormal”.[1]

Por Luis Darío Samot

¿Locura, amor por los demás o necesidad de aplicar conocimientos empresariales para vivir en una sociedad donde se valorice el respeto mutuo antes que al dinero?

Son tres formas de comenzar a pensar en por qué desarrollar una empresa social dentro de un contexto capitalista. Hoy en día no podemos ignorar la necesidad de inclusión en el ámbito empresarial y laboral a aquellas personas que por diversos motivos se excluyen. Necesidad que se ve reflejada en la gente que vive en situación de calle, es decir, duerme en la vía pública, pide limosnas o un plato de comida y demás.

Rosario, es una localidad con un pronunciado número de personas viviendo en situación de calle, y que lógicamente no están en condiciones de poder saciar sus necesidades básicas. Según datos oficiales, la cuna de la bandera cuenta con índice de pobreza del 5,9%[2], y a su vez, en lo que respecta a los niveles de indigencia tomados en el segundo semestre de 2011, las cifras alcanzan el 4,5%[3]; grandes y chicos componen este grupo de gente golpeado por una realidad adversa que les impide salir adelante. Sin embargo, varios de los que pertenecen a este sector, tienen una visión distinta del mundo, que puede generarles un empleo que solo ellos pueden realizar.

Basándome en la experiencia propia de caminar las calles de la ciudad y conversar con las personas que viven en ella, puedo afirmar que es posible que dichas personas vuelquen sus ideas y experiencias en un papel, armando una especie de revista cultural, en la cual puedan reflejar otra perspectiva sobre diferentes temas. Mediante esta idea, los lectores podrán apreciar la óptica que sostienen estos nuevos escritores sobre distintas aristas de la cotidianeidad.

He visto como muchos de ellos dedican tiempo a la lectura y, a la vez, están muy informados sobre el día a día del país. Por consiguiente están capacitados para la redacción sobre diversos temas, y sobre todo, especializados en la delicada cuestión de la necesidad de la inclusión social.

En ellos aflora, más que en cualquier otra persona, el valor de “ayudar al que lo necesita”. Entonces, si además de brindarles un trabajo con un salario digno, garantizamos que las ganancias que se generen van a ser destinadas para ayudar a las personas que viven en las calles, el resultado será el entusiasmo y la preocupación por el crecimiento de la empresa.

¿Cómo promocionar la revista?

Existen diversas formas. Una de ellas (difícil, pero no imposible) es por parte del gobierno de la ciudad, de ideología socialista que además de seguir sus ideales estaría cambiando su imagen (para bien) respecto a este tema. Cabe resaltar que el día 30 de agosto en el diario “La Capital”, se publicó una nota que denuncia a la Guardia Urbana Municipal de despojarles, a muchas personas en situación de calle, los carros en los que se movilizan y los cartones que habían recolectado. También señala que les quitaron los colchones y frazadas que utilizaban para cobijarse[4]. Evidentemente esto generó una muy mala publicidad para el gobierno y una necesidad de revertir dicho “cartel”.

Otra forma (aunque se debería invertir dinero) es mediante algún spot publicitario en radios o televisión local. En este punto, vale destacar que la responsabilidad social debe surgir de la misma sociedad y que el precio de una publicidad para la revista puede ser menor que lo normal.

Se debe aprovechar también el uso de las redes sociales. Crear un portal en Facebook, Twitter y un blog que funcione como la versión virtual de la revista. Estos son puntos importantes para el alcance masivo y en especial para la conexión con distintos contactos que pueden ayudar al desarrollo futuro del proyecto. Además, éstas alternativas de difusión, cuentan con la ventaja de tener un costo despreciable.

En cuanto al financiamiento de la misma, puede ser por parte de algún sector privado, dicha inversión será devuelta al sector por medio de las ganancias que la revista genere. Aunque también podría financiarla el mismo gobierno de la ciudad, o de la provincia.

¿Puede subsistir por si misma a lo largo del tiempo?

Eso dependerá obviamente del nivel de ventas, pero claro que se puede. La forma de obtener ingresos es a través del costo de venta y mediante publicidades que haya en ella. El precio de la misma no debe ser elevado, logrando así un gran número de lectores, para que de esta forma se pueda aumentar el precio de las publicidades.

Es importante distinguir que los dividendos que ésta genere se van a utilizar tanto para el crecimiento de la empresa (generando mayor empleo) como para ayudar, de forma directa, a aquellas personas en situación de calle.

Cabe destacar también que el principal objetivo de la empresa es brindarles un hogar digno a las personas que viven en las calles, por lo que la revista debe estar pensada para que perdure en el tiempo.

Además como objetivo secundario, se busca remplazar la idea (errónea) que se tiene sobre los que “darán vida” a la revista, y así poder incluirlos laboralmente en cualquier rubro que ellos puedan trabajar; erradicando de esta manera, el prejuicio instaurado que describe a estas personas como lo peligroso de la sociedad e incapaces de acceder a un empleo (debido a su condición socioeconómica), cuando en verdad son víctimas directas de un sistema que los ha expulsado de toda posibilidad de progreso.

La distribución y venta de la revista también será realizada por personas que viven en las calles. Podrá distribuirse no sólo en los kioscos de los distintos barrios, sino que también en las plazas, colectivos urbanos, universidades, bares, centros culturales, etc.

¿Cuál será el contenido?

En ella se escuchará a esa gente que tiene algo importante para decir, algo que enseñar, una experiencia que contar. ¿Qué mejor forma de inclusión que leyendo lo que ellos mismos escriben? También se realizarán entrevistas a personajes famosos que quieran participar en la revista. En este último tiempo se ve un gran interés de colaborar con estos emprendimientos por parte de famosos, claros ejemplos son todos aquellos que aparecen en los ejemplares de “La Garganta Poderosa”, Maradona, Messi, Charly García, etc.

También cubrirá eventos barriales de cultura, obras de teatro, recitales, se visitarán colegios. Esto como medio informativo sobre acontecimientos que suceden en los barrios y escuelas que no llegan al resto de la sociedad.

“La unión hace la fuerza”[5]. Se trabajará la idea de contactarse con algunas ONG para entrevistarlas y a la vez difundir sus proyectos, anclando el carácter civil y social de estas organizaciones, que apunta a la cooperación entre pares, fortaleciendo a ambas partes.

Es tiempo de escuchar nuevas voces, voces que cuenten una experiencia distinta, que vengan con ganas de hacer ruido y no muestren una inclinación política especial, voces que hablen con el corazón. Es tiempo de hacerles un lugar a aquellos que tienen algo que decir, y que siempre fueron silenciados.

Ésta no será la única forma de incluirlos, pero es un comienzo para poder escucharlos, de todos tenemos algo que aprender y especialmente en ellos tenemos una visión del mundo que no conocemos.

Este proyecto apunta a desmitificar la imagen de las personas en situación de calle, a los que la sociedad cataloga de peligrosas, sin poder analizar las causas que generan que ésas sean sus condiciones de vida.

Claro está que las empresas sociales surgen de una necesidad, con el objetivo de satisfacerla. Lograr ese objetivo es responsabilidad de todos. Lograr un país mejor, también lo es.

[1] “Vigilar y Castigar”, Michel Foucault.
[2] Diario “El cuidadano”, Rosario http://www.elciudadanoweb.com/?p=295569
[3] Página oficial Gobierno de la provincia de Santa Fe http://www.santafe.gov.ar/index.php/web/content/download/87071/415191/file/I0604010002222.pdf
[5] Esopo, SVI A.C.

0 Comments Join the Conversation →


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.