Cuentos | Imagen - Por Maru

Con su bata de razo roja envolviendo su desnudo cuerpo, estaba ella, en una posición femeninamente relajada, sobre el sillón de cuero negro frente al televisor. -El brillo de la tela parecía provocarle algún tipo de incandescencia, aunque dudo que su mirada se fijaba en eso.

¿Qué miraba? Nada miraba-. La TV solía rescatarla del silencio causante de tal soledad, era parte de su compañía irreal.

Esas uñas despintadas decoraban la mano que sostenía un vaso semilleno , con hielos aun formado. Parecía ser el primero de muchos, pero era una de las últimas medidas que la botella de Jack Daniell’s podía regalarle; esas mismas manos, -y sin dejar de sostener el vaso- tomaron una pitada de tabaco, a medio consumir, tristemente olvidado. -Lo cual era posible evidenciarse ya que las cenizas mantenían su forma.

¿Quién consume a quién?-.Fumó, bebió, rió y recordó… -piensa que hace tiempo, nadie nota como se siente. Y aunque aveces piense que no se deja ver, se puede oler. Huele a podrido, su olor esta jodidamente mal- en esa mierda de recuerdos que su memoria pudo hilar cae en cuenta que esos momentos carecen de sentido. Su vida misma carece de sentido-.

Evoco días anteriores.Antes de ayer. Salio de su casa, procuro verificar sin la puerta estaba bien cerrada. Llego al chiquero de cerdos y cerdas, mas precisamente a su trabajo. Camino derecho con la mirada hacia ningún lado o mas bien observando la invisibilidad que generaba. Colgó el morral de cuero gastado en el perchero, se quito su campera de hilo carente de moda y se sentó. – una vez ya acomodada en su posición, mas exactamente en la dirección correcta, a su diagonal, estaba él.- Al otro lado del pasillo existía uno de su especie y la mirada si era digna de usar.

Ayer. Salio de su casa, procuro verificar sin la puerta estaba bien cerrada. Llego al chiquero de cerdos y cerdas, mas precisamente a su trabajo. Camino derecho con la mirada hacia ningún lado o mas bien observando la invisibilidad que generaba. Todo sucedió al igual que siempre, a excepción de aquel día en el cual apareció.

Hoy. Salio de su casa -apurada- y no procuro verificar sin la puerta estaba bien cerrada. Llego al chiquero de cerdos y cerdas, mas precisamente a su trabajo. Camino derecho con la mirada hacia ningún lado o mas bien observando la invisibilidad que generaba. Camino hasta su lugar, se sentó y observó.

Él no es él o si realmente es él, no queda nada de lo que fue. Jamás habló con él. No sabía su edad, ni su nombre, nada; con solo su mirada le basto. Pero él ya no era él.Su pelo estaba cambiado – peinado-, sus zapatillas se convirtieron en zapatos, su jeans ya no era mas que otra cosa que la parte de abajo de un traje y… -¿su remera?-.Su remera ya era camisa.
Su imagen robo sus tratos, y con todo eso se fue tal autenticidad.Volvió del trabajo, quito su ropa, se puso su bata de razo, buscó el Jack Daniell’s , cojió un vaso… tomó un cigarro. Lo prendió a la vez encendió el televisor y se sirvió whisky – olvido los hielos en la nevera-.
Despertó de aquella nostalgia de recuerdos pasados no muy lejanos. Volvió a la realidad.La botella no podía brindarle mas felicidad, así que, se baño, se puso esplendorosamente bella – ese vestido le quedaba mucho mejor que a Audrey Hepburn 1-. Salio vestida con dicha elegancia de su departamento.

Con dirección a la terraza,subida en el ascensor, logro acomodarse -frente al espejo- la mancha negra que sus lagrimas causaron.

Ella, el cielo sin sol, y yo; apunto de quitarnos la vida.


1- Audrey Hepburn, fue una actriz britanico-belga (1929-1993). Es, sin duda, icono de moda por su actuación como Holly en Breakfast at Tiffany’s.-Una de las mejores películas de Audrey y del cine-.

1 Comment Join the Conversation →


  1. Eleni

    Sos la mejorrrrrrrrrr amiga, soy la creadora de tu club de fans!!!! 😀

Comments are closed.