Cuentos | Nuestro pintor - Por Mauro Paradiso

Hombre de azul, hijo del silencio, ¿qué pasa con tu grito que no podemos escuchar?. Hombre de traje y corbata, ¿qué pasa con tu cabeza que quiere pensar ideas que nos ayuden a escribirte?. ¿Dónde está esa cabeza? ¿La ubicó bien el pintor? ¿No debería estar en otro lado?. Ahora por ejemplo, soy el dueño de tu cabeza. ¿Te preocupa lo que puedo hacer?

¿De dónde venís, hombre de azul? ¿Por qué el pintor te trajo hasta acá? ¿Por qué me obligas a que te dirija la palabra?: me obsesiona tu imagen. Quiero descubrir cómo fue tu vida, cómo hiciste para llegar hasta acá. ¿Qué le hiciste a Sergio?. Creo que lo obligaste a que te pinte.

En cuanto a mi, te aclaro que no soy un poeta, sólo escribo. Aunque tal vez tenga un gran futuro. Eso es lo que creo cuando te miro, pienso que mis sueños son únicos. Eso es lo que me diferencia de la gente que no tiene tiempo para recordar ni lo que sueña. Sueño de noche, gritos entrecortados, que mis dedos no pueden escribir. En mis sueños he sido artista, en mis sueños te he soñado, y nos llevábamos mejor. Hoy quiero soñar despierto, escribir sin pensar. Algo pasa con mi cabeza. Mis pensamientos deberían ser distintos. Quiero que entiendas esto: cuando hablo de mi futuro hablo de literatura. Quiero ser escritor. ¿Pensás que voy por buen camino al seguirte?: dame palabras, decime más cosas, escribí por mí.

Exploro el lenguaje, busco escondites detrás tuyo. Quiero jugar con la literatura, hacerle un daño tal vez. ¿Quién inventó a los artistas?. ¿Por qué el arte está tan separado de la vida?. Quisiera poder pintar y escribir al mismo tiempo.

¿Por qué no vivo como un artista?. Hombre de corbata roja, parece que me estas empezando a hablar. Escucho que sos el arte, y me das la orden de escribir lo que el pintor no pudo hacer sobre tu rostro.

¿Qué tenés sobre tu cabeza?. ¿No sabes que no voy a parar hasta encontrarte?. No me pudo agarrar la policía, no me pudo agarrar mi patrón, estoy libre y no se que hacer con mi libertad, hombre de azul.

¿Dónde estará Sergio? Él te diseñó, no me mires así. Quiero hablar con tu padre. Yo soy un niño…¿no me vez hombre de azul?. Juego con las palabras. Me tomo todo el tiempo del mundo. Ya no estoy encerrado en el psiquiátrico, ni en la oficina de mi patrón. Estoy libre y la libertad huele a literatura: ¿Son frases que te gustan no?: hace algo con ellas. No me salen a cada rato. Tengo que escribir mucha mierda para encontrar alguna palabrita que me interese. Cuando salen las palabras que a vos te gustan, las releo e intento acompañarlas para que no se sientan solas. Les pido que colaboren entre sí para armar una frase que valga la pena. Quisiera poder pintar con la escritura, pero lo único que puedo hacer es seguir escribiendo, equivocándome con cada frase, arriesgando demasiado.

Ya no pienso antes de emitir palabra. Estoy entregado a vos, hombre de azul. Mi vida fue entregada a la literatura: poneme un nuevo nombre. Ya ni sabes quién soy, y eso es bueno. Estamos intentando hacer algo interesante con este blog. Queremos que todos los artistas publiquen sus obras, todos los artistas que se sienten solos, que quieran llenar su vida de arte, y sientan que para eso es necesario conocer a otros artistas. La poseía surge de un cielo pintado por un pincel que depende de la pluma de un escritor que suele venir de los escultores que miran mucho un tipo de cine que esta relacionado con la vida de los actores que representan libretos en donde hacen de pintores que pintan hombres de azul… eso es lo que quería decirte desde que empecé a escribir, y recién ahora me sale, hombre de azul. Pero veo que vos te escandalizas con esa frase. Pensás que mereces algo mejor. Pero no está tu padre para defenderte.

0 Comments Join the Conversation →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *