Poesía | Ausencia - Por Enrique Susurro

Abrazame como si fuera cierto
y congelemos el tiempo.
Dibujemos un instante imperfecto
seamos realistas: juguemos a perder.

El alba tocará la puerta
y el día apagará la luz de tu encanto
construiré un castillo de naipes
sobre las ruinas de lo que fue.

La magia del rimel, desencanta con el sol
el perfume que tejía senderos a tu cuello
y avergonzaba a la luna
murió de espanto cuando el tiempo lo desnudó

Me diste una flor para cultivar la risa
y tiramos la repisa del silencio al paredón
pero al primer cacareo, el juego no fue más juego
y tu sombra ya no está.