Crónicas | Juan y los Análógicos - Texto: Nani Mesoni

«El universo visible, el que es hijo del instinto de conservación, me viene estrecho, esme como una jaula que me resulta chica, y contra cuyos barrotes da en sus revuelos mi alma…»
Del sentimiento trágico de la vida, Miguel de Unamuno


En esos embotamientos entre el cuerpo y el ánimo andaba yo, después de tres días de encierro y libros de papel, y en PDF. Como todo tiene que ver con todo y, especialmente, todo tiene que ver con el clima, cuando me disponía a salir de casa para ir a escuchar a Juan y los analógicos, se largó a llover.

Acaso quizás por nuestra condición etérea, caímos a ver la banda, cada una con su respectivo paraguas. Para no demorar en lo irrelevante, simplemente diré que el de Eva era casi una sombrilla. Cuando llegamos a Kika, nos lanzamos a achucharnos entre la gente que, mientras esperaba, empeñaba el alma por un plato de papas con título de película española.

«Y somos luz, flotando en un hueco. La calle se nubla, el espacio es abierto»

El recital empezó bien arriba con «Somos», tema que particularmente me gustó por su letra en clave metafórica. Siguieron con un repertorio propio interesante: rock, pop, con letras simples y despojadas. Juan y los analógicos suena muy bien, a pesar de lo jóvenes que son sus integrantes o al menos, sus tres cuartas partes.

También tocaron un par de versiones. Una de los Beatles que, honestamente, no me acuerdo cuál era. Para salir del apuro, digamos que un tema de los Beatles puede ser uno y a la vez, todos; de Pappo, tocaron «Jenny» y, a falta de espacio para el pogo, se armó el revoleo.

«Viejo, este tema es para vos… Viejo, ¡dejá el celular!»

Fue uno de los momentos chistosos de la noche: el hijo disciplinando al padre posmoderno. El show transcurría en un ambiente amistoso, informal, con chistes que iban y venían del escenario al público y viceversa. En un momento, tres de los integrantes se bajaron del escenario y le dijeron al cantante: «arreglátelas solo, loco». Y ahí Juan, solito con su guitarra, nos soltó un «espero que no se aburran» y nos compartió dos canciones, una de ellas «Una noche en los bosques de Grecia», un ameno tema instrumental que me gustaría volver a escuchar.

Es meritorio que ya el universo visible les quede tan estrecho y que, para no darse contra sus barrotes, le hayan encontrado la vuelta por el lado de la música. Y van por más: estos pibitos inquietos están participando del concurso Rosario Suena que organiza el programa Ceroveinticinco, de la municipalidad. En unos días van a subir el tema «Somos» a la plataforma y allí se los va a poder votar.


Contacto
Juan y los Análógicos 

Integrantes

Guitarra y voz: Juan Pablo Borderi
Guitarra y ukelele: Giuliano Castello
Bajo: Sebastián Landry
Batería: Felipe Panichelli