Desde el foco | Para una topología de la infancia - Me abrazo de mi reminiscencia, lanzo injurias abyectas contra mis demonios; beso la boca de mis anhelos, fieles musas que retienen y doman mis instintos salvajes, esa figura carente de obligaciones, embutida en sus juegos y preguntas, sus valores elaborados y dilatados; reintegrando a mis entrañas la fuerza tan necesaria, tan vital, tan sólida. Esa […]

Me abrazo de mi reminiscencia, lanzo injurias abyectas contra mis demonios;
beso la boca de mis anhelos, fieles musas que retienen y doman mis instintos salvajes,
esa figura carente de obligaciones, embutida en sus juegos y preguntas, sus valores elaborados y
dilatados;
reintegrando a mis entrañas la fuerza tan necesaria, tan vital, tan sólida.
Esa templada inocencia viene a mí,
a recalcarme que siempre fuimos uno…
Estaremos asociados hasta el fin.
Quizá no sea ni el primer ni último niño.

Texto: Eternamente sucedido – Por Bruno Angelino (Fragmento)


Fotografía: Fernanda Sosa

1 Comment Join the Conversation →


  1. María Ester Jurtiretz

    No crezcannnnn es una trampa.

Comments are closed.