Poesía | Antimodelos - Por Hermino O'oega

Que vivan los anti
los que no se amoldan.
Los que se rebelan, los que tiesos no caen
ante las patéticas convenciones.
Los que no aceptan formatos
y se aburren de la solemnidad.
Los que no tienen formas
ni se acuerdan de técnicas
ni rozaron las reglas.
Los que no son ni muy elegantes
ni muy serios ni muy sesudos
los que con Parra hacen poesía
y con Loured releen la filosofía
(y tampoco a ellos les creen y endiosan)
los que atentan los manuales
los que con Galeano saltan
del cuento al verso y de la historia a la ficción.
Los que rompen con el método
como lo destruyó Feyerabend.
Para los que no toleran rigideces
gestos parcos, voces graves ni ruines formalidades
ni zonzos costumbrismos.
¡Que vivan ellos, los antihéroes!
que son únicos, que en el estilo de lo singular se bañan
que del ropaje de lo establecido se libran
que se permiten humoradas con Allen
Que traspasan las fronteras (¿qué son esas?)
y no reconocen limitación.
Que se atreven a no ser como se espera.
¡Qué vivan ellos, y se destierren
los sombríos, aburridos y apesadumbrados!
los que no pueden hablar y reír
los que prohibida tienen la carcajada
los que se sienten culpables de transgredir
¡Qué vivan los afortunados
que hacen lo que les place!
¡Que vivan los creativos!
que es lo mismo decir.

Impudicia I | Foto: Agostina De Mileto