Poesía | Ruego al silencio - Por Antonino Katari

Que callen los que no tienen nada que decir
Que cierren sus bocas
Los que seguros no están de lo que hablan
Ni se prestan a reflexionar.
Que se hagan trizas las voces ortodoxas
Que no haya más lugar para el dogma
Que enmudezcan de una vez quienes hablan en tono de verdad
Que mueran las pretensiones.
Que finalice el desvelo por la palabra santa,
Que ahorquen curas, científicos y profesores.
Que vuele alto la palabra libre.
Que recorra el mundo la voz de lo novedoso,
Que hartos estaos de escuchar monsergas,
Frases hechas, modales repetidos.
Que el mundo se hace flaco y triste oyendo lo mismo:
Idénticas voces, idénticos comentarios.
Que fulminen las cuerdas vocales de aquellos
Que nada nuevo traen,
Los que hablan bien y hablan mal,
Los que no sorprenden,
Los que no asombran,
Los que hacen culto de lo evidente,
Los que definen sus días con lo previsible.
Porque no hay inteligencia que florezca en la repetición.
Porque no hay idiota más alto que el buen alumno
Ni imbécil más perverso que un recto educador
Que nunca más nadie nada enseñe,
Que el mundo goce en la libre creatividad,
Que callen para siempre, para toda vez
Los que no saben de lo que hablan,
Los que no tienen nada que decir.