Poesía | La Copa testigo - Por Nicolás Rosenzvaig

Inmensidad acuática en la altura,
azules que funden en amor,
oasis entre montañas.
Maravillosamente impactante.
Costumbres de año calendario,
que por “La Institución”
tienen que ser ganadas.
La Pacha se viste de fiesta
y recibe sin pedir…
De vuelta, la fe y esperanza
y el pueblo vuelve a sus proyectos… a su vida.
Con ese apoyo incondicional
empujando sus espaldas.
Entre las rocas
flores, guirnaldas, colores
explosiones que hacen correr los males,
una y una, para ELLA y el refugiado.
De fondo, las nubes serpentinas
dan terminación a la obra… en tiempo y forma.
En contraposición la iglesia dejó su huella
plantaron la confusión,
hoy hay dos Dioses arriba (y uno abajo)
cultura del viejo mundo,
se nota que es la segunda mano en el lienzo,
y mientras les sirva para seguir…