Poesía | Gaza - Por Envar Ferreyra | Ilustración: Banksy

La masacre de un pueblo, sostenida y silenciada a lo largo de la historia. Conocidas la impiedad, el estupro y la avaricia, el odio que pareciera volver sobre un pueblo negado por la humanidad, y sin embargo, permitida y avalada, acompañada desde la cautela de los espectadores. ¿Qué noción de humanidad queda por concebir ante esa tragedia avalada, ese complemento último del occidente conquistador? La poesía todavía existe como refugio y como arma.  

Por Envar Ferreyra

Cuánto queda de hombres tras la lluvia de bombas
muerde la tierra caliente e irritada el cadáver que se degrada
se deshace en un rebuzne inocente, resuello adolorido
polvo que los vive
y pacientemente, con sus miembros
va asumiendo

otra vez el núcleo temprano de la tierra
otra vez el retiro tortuoso, otra vez el retoño
la incursión y el juicio de las generaciones, regreso pérfido
inevitable
la sola condición de haber nacido
los hace dueños de la libertad
y los hace, por eso, una amenaza

cuanta poesía entra en la liquidación soportada
a cuánto de la belleza se puede aspirar, ahora de nuevo
la sombra de aviones sin piloto, los héroes anónimos
o burócratas de occidente en oficinas de control
será la fibra de los cuerpos acorralados
todo el rigor de la infamia domesticada
tal vez viva todavía en esa certeza, y solo en ella
pueda el hombre saberse hombre
si mantuviera algún motivo para saberlo

por su razón
la sabia administración o la modélica prudencia
las ortodoxias, sus técnicas apretadas
toda su sabiduría de estatuas
las cámaras que ordenan la matanza en masa, le dan visto bueno –bien visto-
después, el humo ácido que fulmina todo y ahorra tiempo
esa patética manía de autodestrucción
el odio a sí misma por quererse rigurosa
susurro ansioso que invade la conciencia
se despliega en los territorios
y siembra su drama y sus pestes
impone los compromisos, redacta penas
sonoras, en todas las escalas
modo de entenderse universal
esa rutina de la infamia y la explotación, conclusión metódica
emperatriz de formas y materias

o esa otra paciencia resignada
la expectación teatral de la tragedia, sacrificio colectivo de la época
un conjunto de hechos crueles y siempre lejanos
una historia sintonizada entre series de moda
muertos como bultos inútiles despachados
entre los gestos institucionales y las sanciones
nunca por nadie cumplidas
la matanza ancestral que todos observan
como espectáculo histórico, a bajo costo
gran novela, estrago en el presente de la efeméride
se lo observa, como antes se lo leyó
todo un pueblo aislado de la historia, resistiendo
tal vez pueda el hombre deducir su condición
si todavía, tras los escombros y el duelo
el exterminio ante todos exhibido
todavía guardara sentido preguntarse por ella
en ese caso, habría necesidad de la poesía.

Gaza | Banksy

0 Comments Join the Conversation →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *