Crónicas | Maratón de las artes - Por Nani Mesoni - Especial para El Corán y el Termotanque

La estupidez de los insensibles, atrapados en la ceguera que convida el poder tirano, se llevó puesta la historia de miles que inmortalizaron su grito de lucha en la memoria fresca de los que prometimos no bajar sus banderas. Esa misma estupidez – novia infame de la necedad – también maltrató a la cultura con la perversa idea de callar las voces que pintaban en el aire lo que algunos no querían escuchar.


Sábado: penúltimo día de una semana de afrentas al amor propio. La enumeración me teletransporta a donde quiero llegar, en pocas líneas y como por arte de magia. Me levanto temprano, termino algunos trabajos, me baño, almuerzo, hago tiempo, me visto con musculosa y short –que el cuerpo abandone el color del encierro, ¡por dió! –, armo el mate, me ajusto la cumbia peruana, me tomo el 130 y voy para La toma, a ver qué onda el segundo tramo del maratón de arte. Voy-so-la y me la banco.
Ni bien llego, entra a escena el Pintor, a quien sólo vi en una o dos ocasiones. Me hice la loca y al final no voy a estar sola, porque con el Pintor hablamos (que pin, que pan) como si fuésemos conocidos de toda la vida.

Por la recuperación de la Comedia Provincial

Algunos datos: en 1974 se creó la Comedia Provincial y se presentaron algunas obras, entre ellas, Antígona Vélez, de Leopoldo Marechal. Esta Comedia duró hasta los primeros meses de 1976, cuando fue suprimida por la dictadura cívico-militar. Hoy, casi cuarenta años después, todavía no se restituyó.

Este año se presentó, en la Legislatura Provincial, un proyecto de ley, según el cual, con la recuperación de La Comedia, se presentarían por lo menos cinco espectáculos por año. Estas obras estarían compuestas por actores, directores, escenógrafos, todos santafesinos, y elegidos por concurso. Además, las obras serían de carácter público, es decir, abiertas a la comunidad. De esta forma, el teatro llegaría a todos y no sólo a los que pueden pagar una entrada de doscientos pesos o más. Por otro lado, las obras se representarían en distintos nodos de la provincia: Santa Fe, Rafaela, Rosario, etc. y emplearían a trabajadores de cada ciudad.

«No hay nada más triste que ver a un artista trabajando de cualquier cosa»

Esto se oía, se pensaba, se convenía en el maratón. Con la recuperación de la Comedia Provincial se regularía y dignificaría no sólo el trabajo de los actores, sino también de escritores (habrá concursos de dramaturgia), directores, sonidistas, escenógrafos y de todos los oficios relacionados.

A esta altura de la edad nacional, ¿no es increíble que no se reconozcan como tales a los trabajadores del arte y que tengan que vivir de cualquier cosa, que empleen las manos, la voz, la creatividad y la inteligencia en trabajos convencionales? ¿Es posible que sostengamos ese veredicto retrógrado-ignorantoso de cerrar el teatro de todos?

La frase era «la unión…» ¿la unión hace qué?

En el maratón de artes hubo radio en vivo (con unos presentadores muy simpáticos), actores (entre ellos, los integrantes de La Comedia del ’74), malabaristas, escuela de circo, grupo de danzas, recitación de poesía, pintura de murales, body painting, fotógrafos que fijaban la tarde, videos emotivos, músicos solistas y bandas.
Me pasó que, ni bien llegué y me encontré con el Pintor, una fotógrafa nos dio un cartel a cada uno (decían «Yo apoyo la recuperación de la Comedia Provincial») y nos sacó una foto. En ese momento me cayó la ficha: Claro, estoy acá, entonces estoy apoyando. Y supe que lo único que hacía falta era agarrar el mate, tomar un colectivo y pasar la tarde ahí, y que eso para ellos ya era suficiente. No lo sabía, y si lo cuento es porque supongo que puede haber otros que estén en lo oscuro, como yo.

Después de varias horas de disfrutar de todo lo que se ofreció y de hablar con el Pintor sobre bueyes perdidos y encontrados, guardo el mate, cumbia peruana de nuevo, camino por el microcentro desolado y me subo al 130. Vuelvo a casa con algunas respuestas y con el deseo de que le devuelvan a la cultura lo que la estupidez de la dictadura le robó.


Fotografía: Gabriel Lovera / Álbum competo aquí

Contacto
Yo apoyo la recuperación de la Comedia Provincial de Teatro

4 Comments Join the Conversation →


  1. Música Libre!

    Milicos hijos de puta! Mataron a parte de mi familia, sigo buscando amigos y nos robaron hasta la risa del teatro y la belleza de las tablas que sostienen al arte. Vamos a recuperar la historia! Arriba compañerosss

  2. Anónimo

    Pasé un rato nomás!!!! Cuánta juventud que lindo ver tanta gente unida vamos todavia 🙂 🙂

  3. Marcelo Daniel Etvichosqui

    ¡Hay que tomar los cuarteles y pintarle la cara de payaso a los soldaditos!

    1. Música Libre

      Pintarlos y encerrarlos para siempre.

      (in reply to Marcelo Daniel Etvichosqui)

Comments are closed.