Poesía | Como cisnes - Por Bruno Angelino

Como cisnes deslizamos el remedio de esta enfermedad, fingiendo no beber demasiado del elixir…
Prematuros cánticos adornaron la cúpula de tus pensamientos, infernales granizos de esperanza bombardearon tus hermosos pies. El camino que presume tener coartadas para evadirse es el exacto punto de desencuentro señalizado por la seguridad, o mas bien la traición auto-infligida, una aguja sin punta buscando penetrar superficies demasiado agrestes. De igual forma tu piel lleva
inscripto mi tiempo, reverberando mis latidos al compás del sonido de tus labios al desplegarse, tu nariz siempre tan a gusto con tu cara, como una escultura obrada por divinidades a fin de crear la perfección que mis ojos encuentran fijados en tus muslos de miel, la forma en que dices te quiero y ese ademán que caracteriza la eternidad, tu poderosa mirada que taladra con clavos de aire mi alma y la devuelve a su sitio a cada instante, tu corazón.