Crónicas | Puré de Tato. Invenciones desesperadas sobre un país de idiotas. - Por Marianela Druetta Mayotto

Al costado del ruido de la ciudad, cerquita del río, el teatro se abrió pasó entre los galpones que miran al Paraná. Nuestra cronista se mezcló en el público y en los textos de Pavlovsky que sacuden la realidad hasta desmenuzarla: porque no se puede jugar a medias, si se juega, se juega a fondo.


La palabra puré de nuestra lengua proviene del vocablo francés purée, que se formó a partir del verbo purer del latín, que significa purificar, limpiar. Muchos la utilizan para nombrar a una pasta que se realiza a partir de machacar, aplastar y triturar diversos alimentos, otros van un poco más allá y la consideran una técnica de la gastronomía, mientras que una gran mayoría la asocia a la papa pisada, y porque no, mezclada con calabaza o zanahoria.

El viernes 30 de septiembre fui parte de un puré que compartió algunas de estas significaciones y agregó unas cuantas más en torno a este enunciado. Esa noche en el CEC alumnos de la Escuela Provincial de Teatro y Títeres N° 5029, en el marco de las  13as Jornadas de Poéticas Teatrales, hicieron un gran puré con el gran Tato Pavlovsky. Se sumaron actores maravillosos y especiales, alumnos del taller de teatro de integración coordinado por Adrián Giampani, quienes dieron apertura a este montaje con mucha entrega, inocencia y alegría.

Puré de Tato. Invenciones desesperadas sobre un país de idiotas | Foto: Escuela Provincial de Teatro y Títeres

Lejos de limpiar y purificar al teatro, esa noche se jugó con todos los condimentos y alimentos que éste ofrece: se machacó, se aplastó y se trituró la poética de Pavlovky y se gestó una nueva pasta, que fue cocinada en conjunto por más de treinta actores. En esa hora pude distinguir por momentos algunos ingredientes provenientes de Tato y por otros momentos no, pero no creo que eso haya sido lo más importante. Se utilizaron para la puesta diferentes fragmentos de algunas de sus obras: El Cardenal, El Señor Galíndez,  Circus-loquio y La espera trágica. Sin entrar en favoritismos, debo reconocer que la recreación de la escena de Galíndez fue mi preferida.

 

Muchos  seguramente vieron la papa o la calabaza aquella noche, considerándolo un todo; yo, desde mi lugar, sólo pude ver una parte de las 13as Jornadas de Poéticas Teatrales, y rescatar el proceso, la técnica del puré, si se quiere, ya que, como todos los años, se incluyó previamente un espacio de reflexión, capacitación e investigación.

El término puré quedo dando vueltas en mi cabeza, no sólo en cuanto a esta puesta en particular, sino recapitulando en las anteriores poéticas que se han realizado, y creo que la propuesta de esta actividad que sale de la Escuela Provincial de Teatro y Títeres gira, en parte, en torno a este concepto. Las poéticas teatrales son purés teatrales en los que se construye, se compone pisando distintos saberes y sabores, desintegrando, investigando, jugando con los más diversos ingredientes que nos entrega el teatro.


Contacto
Escuela Provincial de Teatro y Títeres

Ficha técnica

Dirección: Romina Bozzini, Dana Maiorano y Simonel Piancatelli

Actúan: Adriano Espinosa Catalán, Mauro Sabella, Leandro Doti, Guillermina Lembo, Anahí Becerra, Luis López, Franco Agüero, Francisco Alonso, Fabiola Pavetto, Igal Chami, Gerardo Di Nardo, Julián Martinez, Bernardo Rodriguez, Carlos Andres Holowecki, Nicolás Angiulli, Lara Jeanne Todeschini, Magalí Yaszczuk, Cindi Grüssi, Romina Godoy, Sofia Amigo, Andrea Dilsizian,Lucía Benitez, Antonela Regalado, Rodrigo Singh, Matías Sodä, Rocío Fernandez, Juan Ignacio Pasquetta, Gianina Rodriguez Buralli, Matias Escobar, Giovana Carbonari, Nazareno Torres, Cecilia Rial, Berenice Robles, Florencia Gaetan, Milena Mastrocola Garnero y Raúl Sales.

Coordinación General y diseño de iluminación: Sergio D´Angelo