Crónicas | Perro Suizo - El pulso de la percusión anuncia que hay que moverse porque ellos, que son varios y uno solo al mismo tiempo, desatan una bocanada instrumental que altera la normal circulación sanguínea e invita al cuerpo a alegrar las penas. La música pasará tu piel y no hay alternativas, es el rocanrol de hoy.

El pulso de la percusión anuncia que hay que moverse porque ellos, que son varios y uno solo al mismo tiempo, desatan una bocanada instrumental que altera la normal circulación sanguínea e invita al cuerpo a alegrar las penas. La música pasará tu piel y no hay alternativas, es el rocanrol de hoy. 

Por Virginia Gigli | Especial para El Corán y el Termotanque

La movida

123

El mismísimo dios del tono tira los dados del cielo, para tocar las puertas del infinito, allí estábamos en el camino a la plenitud de Perro Suizo. Una movida de rock and roll, blues, funk y jazz, con algunos tintes del R&B y Swing. Banda que une sus piezas musicales junto a variadas demostraciones artísticas, vínculo que los hace únicos en su género.

Detrás de todo un marketing impresionante se esconden las notas que los inmortalizan. Las lleva el aire al encuentro divino que nuestros oídos atentos piden escuchar, eso que vos necesitás cuando la vida se vuelve densa, y hace falta desconexión, libertad, al ritmo del feliz rock and roll. Eléctricos, potentes, desde Rosario, Argentina, te reciben y redirigen hacia la apertura del Arte: un paquete que integra pinturas, fotos, cuadros, música.

El ingreso al show incluye entradas que se transforman en stickers de la banda, muñequeras de seguridad con su logo, banners con un código de barra para descargar la App y obtener gratis el tema «Cachetazo» perteneciente al disco que saldrá en el 2016; y un espacio para deleitar el arte contemporáneo en búsqueda de nuevas miradas, nuevos sentidos que hagan valer las manifestaciones del hombre. En este caso presentes: la muestra de Siete Notas Siete Colores y la exposición de dibujos de Federica Blanco.

PH: Maqui Pérez

Acción y alegría

De momento todo se encontraba listo, el escenario coloreado de variantes manifestaciones musicales, como Error Positivo, banda invitada desde Buenos Aires, que encendió la llama y sacudió las ganas con su atrevidísimo estilo rocker de los 80 y muy buenas guitarras. De la mano de un amplificador de voz y repitiendo las palabras de un librito rojo, como si fuera la Biblia, dieron inicio, levantándola y agitándola, con un juego de luces increíble. Ellos, los elegidos, combinan el crudo y cálido rock, con la psicodélica música californiana y el brit provenientes del electro pop.

Así la gente fue ingresando al lugar de una manera copiosa, arrasando con cada pequeño espacio, con sombreros, trajes, múltiples edades y vestidos. Y a medida que el tiempo avanzaba clamaban por ellos: Perro Suizo. Un público muy especial, que lo sigue, que ahí está, apoyando a la música rosarina, un público denso que poco a poco invadió todos los espacios del Distrito 7, y se convirtió en una masa atomizada de jubilosos y eufóricos danzantes. El ambiente es contagioso, inspira a moverse, a seguir la onda y la adrenalina, dando para más, hasta que rebalsa y en el buen sentido, estar ahí, es sentir que vale la pena estar.

Ph: Maqui Pérez
Ph: Maqui Pérez

Este show de sábado por la noche en D7 contó con una fantástica instrumentación que relata junto al cantante la melodía principal: un saxo rítmico que responde a los aullidos de la armónica, un piano dramático y una voz grave y enérgica rebatida por coros que siguen el ritmo de batería, guitarras, bajo y contrabajo. Todos juntos lograron los clásicos de sus últimos cuatro discos y algunas canciones nuevas, como repertorio elegido para la escena.

Contacto y colofón

En el momento de ser, sobre el escenario, ellos son potencia, energía, corazón, sentimiento, fuerza y pasión, buscadores de las raíces de la música madre y generadores de un estilo único. El contacto con el público es esencial, agradecen y palpan su alegría, siempre atentos a sus demandas, saben qué hacer, qué decir.

Por el final, el cantante preguntaba: «¿Quién quiere seguir con este sentimiento de Rock and Roll?» Y los gritos de: «¡Yoo!» respondían, todos querían, no había ganas de parar, ni nada que perder, más mucho por ganar, y energías para seguir. Potenciarse con ellos sea, tal vez, animarse a amar la alegría de vivir.

Contacto

Perro Suizo

Integrantes

Matias Belmonte: Saxofones y coros.
Maximiliano Haidar: Voz.
Esteban Besteiro: Guitarra y coros.
Marcos Propezio: Batería y coros.
Fabio Belmonte: Teclados y coros.
Cristian Ballachino: Contrabajo, bajo y coros.
Martín Godoy: Armónicas y coros.
Pablo Luján: Guitarra.